top of page

El cuerpo dice, sin palabras. Sabes si estás contento/a, cansado/a, con enfadado o tensiones... porque el cuerpo te da señales de ello. Si dejas de escucharlo y si no puedes sacar lo que llevas dentro, es probable que los malestares se expresen a través de síntomas en tu cuerpo. Es cuando te duele la cabeza tras darle vueltas a algo o estar preocupado/a, cuando tienes molestias digestivas en momentos complicados o tienes sarpullidos u otras reacciones en la piel en épocas de estrés. Éstos son algunos ejemplos, solamente. Si te fijas, puedes darte cuenta de tus propias formas de expresar lo que te ocurre, aunque no siempre lo hagas conscientemente.

Tienes la oportunidad de tomar estas señales para ponerles voz y conciencia. 

Es un proceso agradecido y liberador. Es una decisión de hacerte responsable y no esperar a que tu cuerpo muestre algo de mayor gravedad. Te animas a escuchar tu cuerpo?

bottom of page