top of page

La Bioenergética nos conecta con el placer de estar vivos. 

La vida puede estar llena de logros conseguidos, normas cumplidas o personas en nuestro entorno, sin embargo, y aún con todo ello, muchas personas no pueden disfrutar, se sienten solas, frustradas, apáticas, desesperanzadas... La vida pierde el sentido cuando es mecánica y desconectada, cuando no fluimos en aquello que hacemos, cuando dejamos de vibrar, de emocionarnos y de sentirnos vitales. Alexander Lowen hablaba de la vitalidad de los cuerpos vibrantes cuando están conectados a la realidad, dando y recibiendo, expresando, disponiendo de la energía para las actividades libres y creativas.

Espontaneidad y libertad integradas con la responsabilidad hacia nuestras propias vidas. 

bottom of page